lunes, 13 de abril de 2015

MEMORIA DE LA ACTIVIDAD REALIZADA POR EL GESAP EN CANTABRIA, ABRIL DE 2015.

MEMORIA DE LA ACTIVIDAD REALIZADA POR EL GESAP EN CANTABRIA, ABRIL DE 2015.


Participantes: Rafa Juesas, Paco Muñóz, Miguel Oury, M.Angeles Ferro y Paco Mas.


Día 2 de abril de 2015. Viaje de ida e instalación en el Hostal Conventosa, Asón.


Día 3 de abril de 2015. Mortero de Astrana.

En la dolina de Mortero




Nos hemos dividido en dos equipos. Uno, de 3 participantes (Rafa, M.Angeles, Paco Mas), se dedican a cambiar parte de las cuerdas (algunas muy deterioradas) de los pasamanos de las galerías principales, y también recorren los meandros de Cuivo hasta la sala de la cascada.











Meandros de Cuivo


El otro equipo, de 2 participantes (Miguel y Paco Muñóz) recorren toda la galería principal, provistos de neopreno, llegando al inicio de la red intermedia, la cual recorren hasta alcanzar el P-80 de conexión con Rubicera. Con ello dan por conocido todo el tramo pendiente, y comprueban asimismo los niveles de agua en los lagos, y la alternativa de pasarlos por los pasamanos superiores. Con ello queda todo preparado para realizar la esperada travesía Rubicera-Mortero en el próximo verano.



En la red intermedia de Mortero



Las actividades han costado sobre 6 horas el primer grupo y 7 horas el segundo, (la red intermedia ha costado 2h de ida y 1h de vuelta).










Zona de los lagos



A modo de conclusión sobre los niveles medios de agua, si se utilizan los pasamanos superiores, solo es necesario mojarse hasta los muslos. Y sino se utilizan, entonces el agua alcanza el pecho (en verano es posible que menos), buscando los pasos menos profundos y no resbalando en el intento. El chapuzón no va más allá de un par de brazadas. También remarcar que los pasamanos sobre los lagos son bastante atléticos.












Día 4 de abril de 2015. Cueva de la Carrera. Arredondo.


Salas con formaciones 



Nos decidimos a entrar en esta cavidad, de la que no tenemos apenas referencias (ni el nombre sabiamos, solo que estaba explorada por franceses y que había alcanzado cierto desarrollo). La pudimos localizar el verano pasado, gracias a unas referencias que nos pasaron unos compañeros del refugio. En la entrada está rotulado el número 1850.





Formaciones blancas espectaculares


Tras atravesar la pequeña gatera de entrada alcanzamos unas galerías de techos bajos, con zonas balizadas a modo de protección. Tras estas galerías (y alguna gatera) llegamos a una gran sala, muy caótica, con bloques muy inestables y zonas con mucho barro. Tras varios intentos frustrados de bajar a pisos inferiores, seguimos por unas galerías fósiles sitaudas al fondo, que nos llevan a traves de varios pasos (algunos muy estrechos) y varias galerías a unas salas finales con algunas formaciones bastante bonitas.



En las galerías de La Carrera


De vuelta a la sala principal inicial, y tras localizar lo que nos parecen unas muestras de garras en fase de fosilización sobre un par paredes, podemos bajar por un resalte embarrado (R10) hasta una zona donde encontramos una cuerda instalada (P5+P10). Por ella alcanzamos una gran sala, y tras atravesarla, conseguimos encadenar dos grandes salas más, la última con un montón de formaciones blaquecinas tipo gourst, muy bonitas, y aun en proceso de consolidación. Hemos dejado sin explorar algunos pozos o zonas más hondas a lo largo de estas salas.




Duración de la actividad sobre 7 horas.




Día 5 de abril de 2015. Cuevamur. Ramales.


Cabecera del  P40

Visitamos la cavidad de Cuevamur, cercana a Ramales, y visitada recientemente por Miguel Oury con otro grupo. Tras unas galerías donde hay instalados unos pasamanos y algún resalte, se llega a un estrecho pero cómodo laminador que desemboca en una sala inmensa. Instalamos un P40 (que consume unos 65 metros de cuerda, con dos fraccionamientos). En el fondo de la gran sala, avanzamos por zonas con mucho lodo y alguna rampa con cuerda de apoyo.




Parada a comer algo



Siguiendo el recorrido (en sentido agujas del reloj sobre la topografía) llegamos a unas salas con abundantes y bellas formaciones. Seguimos, pasando por una corta galería donde hay unas placas horizontales, muy curiosas, y donde paramos a comer algo. Continuamos por salas llenas de formaciones, en especial excéntricas de diversos tamaños y modos.







En los laminadores


En un punto, y por error (la memoria del guía no fue la adecuada), avanzamos por un estrecho y largo laminador, que nos toca rehacer tras comprobar que no vamos bien. Seguimos por una zona con estrechas gateras y llenas de formaciones tipo perlas. Desembocamos en una galería cómoda, alargada, y aún más llena de formaciones si cabe.





Algunas de las espectaculares formaciones



Tras un giro de dirección, seguimos por galerías también con formaciones, y zonas balizadas a modo de protección. Tras unos laminadores alcanzamos el inicio del pozo, donde Miguel desciende a recuperar la cuerda instalada. Volvemos por el laminador inicial y los pasamanos, hasta desembocar en la salida.





La actividad ha tenido una duración de unas 7 horas. Puede ser recomendable ir con rodilleras y coderas para no sufrir en los laminadores.


Día 6 de abril de 2015. Viaje de vuelta a casa.



No hay comentarios :

Publicar un comentario