CEAP - GESAP

PARA VER ACTIVIDADES PROGRAMADAS ENTRAR EN FACEBOOK DEL CEAP

lunes, 15 de febrero de 2021

CUEVA DE LOS LADRONES, VALL DE ALMONACID (CUEVA DE LAS BALSILLAS).

Enero de 2021.
Autor: Paco Mas (GESAP).
Colaboran del GESAP: Paco Muñoz, Gloria Palomera, Rafa Juesas, José A. Cobo, Lau E. Alvarez.
Fotografías de: Paco Muñoz, Gloria Palomera, Paco Mas.

Otras referencias:
Datos y topografía de la Cueva de los Ladrones: J. Miguel Gil, D. Izquierdo, Lapiaz nº 14, 1985.
Artículo “La Cueva de las Balsillas, un yacimiento del Bronce Valenciano”, V. Palomar, 1981.


La Cueva de los Ladrones o de las Balsillas es una cavidad situada en la ladera oriental del monte conocido como Monje de las Balsillas, dentro de la amplia partida de las Balsillas, perteneciente al municipio de Vall de Almonacid (Alto Palancia, Castellón). En esta ladera también se encuentran las diferentes Simas de las Balsillas (una de ellas nombrada también como Cueva de los Ladrones II), así como la Cueva de las Palomas. Dicho monte, con forma alargada en dirección Norte-Sur, está recorrido en toda su cordal por una senda, y tiene algunas zonas de resaltes rocosos calcáreos a ambos lados de dicha cordal. En esta ladera oriental también se encuentra la Fuente de las Balsillas, un poco por encima del barranco con el mismo nombre.

Para acceder a la Cueva de los Ladrones debemos llegar por pistas desde la Vall de Almonacid a un collado (N39.89179 W0.44467) situado poco antes de la Fuente de las Balsillas (N39.88867 W0.44056). Desde dicho collado arranca la senda que nos lleva por la cordal hasta situarnos primero por arriba del conjunto de Simas de las Balsillas, y poco después, por encima de la Cueva de los Ladrones, que localizaremos con las coordenadas, y que está situada unos 20 metros por debajo de la misma senda y cordal.

La Cueva de los Ladrones es una cavidad básicamente de carácter horizontal. Está catalogada como yacimiento arqueológico, al haber encontrado en su interior restos de materiales pertenecientes a las épocas íbera y medieval, junto a otros atribuibles al Bronce Valenciano (consultar el artículo a tal respecto, escrito por Vicente Palomar en 1981).

La cavidad es conocida en la Vall de Almonacid como Cueva de los Ladrones, desconociendo el motivo de dicho nombre. Aunque también ha sido referenciada como Cueva de las Balsillas.

La Cueva de los Ladrones presenta una boca principal (B1) y dos secundarias pequeñas, a ambos lados de la mayor, que mide 2,30 x 1,30 metros. A través de ella se accede por una pendiente a una primera sala, que mantiene la inclinación. A su derecha sale una galería a la que luego nos referiremos. Al fondo de la primera sala, y entre columnas, se da paso a una segunda sala, más plana y con alguna otra columna más. A través de otro paso accedemos a una tercera sala, de mayores dimensiones, pero solo una zona de ella es plana y cómoda, mientras que el resto tiene el techo bajo y está inclinada; a través de un par de agujeros se comunica con la primera sala, y en su parte alta da lugar a una de las bocas (B3) al exterior, muy pequeña e impracticable. La segunda boca (B2) mide apenas 0,5 x 0,20 metros, siendo también impracticable, y cae en vertical sobre la primera sala.

Volviendo a la galería que sale de la primera sala hacia el Norte, al poco se estrecha mucho pero permite el paso, al tiempo que desciende a otra galería transversal; antes de estrecharse tiene un agujero en el suelo. La nueva galería inferior se extiende a ambos lados; por la zona de la derecha, según accedemos, se extiende de forma horizontal a otras pequeñas salas. Por la zona opuesta se accede a un pozo, al parecer excavado, de 5 metros. Arriba del pozo hay una pequeña ventana que permite el paso, y nos da acceso a una sala de techo muy bajo e inclinada, pero por otro agujero permite el paso a una nueva sala, también inclinada, llena de guijarros, con algunas extensiones al final; de esta última sala, arrastrándose por el suelo, es posible acceder a la galería inicial a través del mencionado agujero en el suelo.

Hay una cuarta boca (B4), en la misma línea de las anteriores, de dimensiones de 0,80 x 0,90 metros, que da acceso a una rampa pronunciada que acaba en una pequeña sala de unos 4 x 2 metros; pese a la cercanía a la cavidad principal, no tiene conexión con ella.

El desnivel de la cavidad entre la boca B2 (la más alta) y el fondo del pozo alcanza los 20 metros. El recorrido de todas las salas y galerías es de unos 100 metros.


Copiamos a continuación la descripción original, publicada en el Lapiaz nº 14, de 1985:

“Presenta dos bocas, la mayor de 3.5 x 1.5 metros que da paso a una pendiente que desemboca en una sala de 10 x 5 metros. En este punto la cavidad se divide en dos partes; la parte izquierda, por la cual pasaremos a través de una ventana formada por unas columnas, nos sitúa en una sala de 4 x 6 metros, en la cual, y a través de unas grietas, podremos recorrer unos 10 metros. En el extremo opuesto se abre otra sala de 15 x 5 x 1 metro, la cual está cubierta de bloques y arenisca. En esta sala, por su parte más meridional, nos da salida al exterior por un pequeño orificio. El ramal de la derecha nos da acceso a una estrecha grieta, dando paso a una pendiente que desemboca en otra sala de 16 x 4 x 2 metros. Volviendo al comienzo de la sala encontramos una galería en sentido descendente que desemboca en un pozo de unos 4 metros de profundidad, con señales de haber sido barrenado. En la parte alta del pozo encontramos un pequeño boquete en la pared, que nos dará paso a una zona de techos bajos y repleta de bloques y cantos rodados. Recorrido 98 m. Profundidad 12 m.
Se desarrolla en calizas de Doger”.


Adjuntamos también extractos del texto del artículo de Vicente Palomar, de 1981:

“La Cueva de Las Balsillas, también llamada de Los Ladrones, es una cavidad de dimensiones no muy amplias a la que se accede por varias bocas orientadas en dirección E-NE, que dan paso a dos salas de tamaño medio, la primera (A) de 7 x 10 x 3 m. y la segunda (B), más amplia, de 20 x 20 x 2'8 aproximadamente. Desde la sala A se llega a una tercera sala más reducida de unos 7 x 10 x 1'5 m. y, finalmente, la cueva se prolonga por un pasillo de unos 20 m. de longitud a partir de la entrada principal y en dirección NW. Las tres salas presentan una sedimentación que buza desde la entrada hacia el interior, procedente de aportes externos a base de piedras y tierra fina. En cambio, la sedimentación es horizontal en el pasillo lateral formada también por tierra fina y sin piedras. Por otro lado; la sala B aparece dividida en salas menores por formaciones estalagmíticas.

Dejando a un lado la cerámica medieval (no recogida en el presente trabajo por salirse de los límites de nuestro estudio), la cerámica a mano, así como el resto de los materiales recogidos durante las prospecciones del yacimiento, indican claramente la atribución de la Cueva de Las Balsillas ala Edad del Bronce en su facies valenciana. A pesar de la problemática mencionada, el estudio de las formas cerámicas recogidas en la prospección de la Cueva de Las Balsillas ha facilitado una aproximación cronológica del yacimiento que permite situarlo entre las etapas finales del Bronce Pleno y los inicios del Tardío, con una cronología que vendría determinada por las fechas dadas por el C-14 en los yacimientos mencionados en el apartado anterior y que podría fijarse en torno al 1300-1200 B. C., siendo por ello su estudio importante no solo como contribución al conocimiento del poblamiento del Valle del Palancia sino también al proceso evolutivo del Bronce Valenciano en general”.


En cuanto a las topografías, además de la actual, hay dos más, ambas antiguas, una realizada por J. Miguel Gil y D. Izquierdo, del Grup d'Espeleologia Rappel, publicada en la revista Lapiaz nº 14, del año 1985, y otra topografía, igual a la que aparece firmada por el GESAP en el artículo “La Cueva de las Balsillas, un yacimiento del Bronce Valenciano”, de Vicente Palomar, del año 1981.

Los materiales geológicos de esta zona son calizas del Lías (Jurásico inferior).


Coordenadas:  30 S 718717 4418291 640 msnm   N39.88649 W0.44208

 

 Aspecto de la entrada a la Cueva de los Ladrones

 Boca principal de la Cueva de los Ladrones

 Sala primera de la Cueva de los Ladrones

 Interior de la Cueva de los Ladrones

 Interior de la Cueva de los Ladrones
 

 

 Curiosos hongos en el interior de la Cueva de los Ladrones

 


No hay comentarios :

Publicar un comentario