CEAP - GESAP

PARA VER ACTIVIDADES PROGRAMADAS ENTRAR EN FACEBOOK DEL CEAP

sábado, 5 de junio de 2021

RUTA DE SENDERISMO POR VIVER, RV-16: POR EL SECTOR DE BENABAL


DESCRIPCIÓN BÁSICA:

Ruta circular de poca dificultad, que nos permite recorrer el sector de Benabal, amplia zona del Sur del término de Viver, y que engloba varias partidas, las cuales se comentan según discurre la ruta. Decir que en el término colindante de Jérica también se extiende otra gran partida con el mismo nombre de Benabal.

Toda esta zona alterna grandes extensiones cultivadas, principalmente con almendros y olivos, con otras de pinares y matorral, en una combinación de suaves cerros y amplias hoyas.

La presente propuesta se puede alargar saliendo andando de Viver, desde el Parque del Chorrillo, por el Camino de Benabal o de la Cueva Santa. Con ello se añadiría sobre una hora (unos 5 kilómetros más) con la ida y vuelta hasta el Puente del Río.


DATOS:

- Punto de partida: Puente del Río, Viver.
- Distancia: sobre 12,6 kilómetros.
- Tiempo previsto: de 3 a 4 horas.
- Dificultad: ruta fácil, aunque hay posibilidad de perderse entre tantos caminos y cruces.


DESCRIPCIÓN DESARROLLADA.

Esta descripción solo pretende dar una idea general del recorrido, así como de los principales elementos del patrimonio rural que encontraremos durante el mismo. Se puede encontrar información complementaria en el plano que se adjunta al final, e información más detallada en el track para GPS cuyo enlace se facilita más abajo.

El punto de arranque de la ruta que recomendamos es un poco antes de cruzar el Puente del Río, junto a un cruce de caminos, donde hay algo de espacio para aparcar.

Comenzamos a caminar, y cruzamos el puente que hay sobre el Río Palancia, el único que existe en Viver para cruzar el río. Seguimos por el camino de asfalto. A la derecha quedan unas amplias y llanas zonas cultivadas, llamada las Quinchas. Tras pasar un “chorrador” del Canal de las Quinchas, junto al cual hay una caseta que fue fábrica de luz y también molino de arroz, tomamos un primer desvío a la derecha, indicado para ir al camping. Pasamos bajo las casas que fueron en su origen la Masía del Río. Hoy toda la zona tiene bastantes casas con un urbanismo sin definir y caótico. A la derecha y fondo podemos observar las características paredes rojizas de las Peñas Rubias.

En un nuevo desvío, seguimos el camino al frente (camino de la Mezquetilla), desestimando el desvío al camping. Vamos subiendo y pasamos junto a un pozo de extracción de agua para riego, llamado Don Félix, en honor al zahorí que lo marcó. A nuestra izquierda queda una hoya conocida como el Molar (o la Hoya del Molar). En una curva cerrada tomamos una senda que nos ataja hasta el alto, y es más interesante que la monótona pista. Ya en el alto, acabada la subida, a nuestra derecha ha quedado un cerro llamado Alto de las Quinchas. A nuestra izquierda veremos un balsón o navajo, que recoge aguas de escorrentía, para que beba el ganado y la fauna silvestre (no sólo la cinegética, sino también otros animales, incluidos los insectos, y entre ellos las apreciadas abejas). Estamos atravesando la partida de la Mezquetilla.

Conforme avanzamos, a nuestra derecha unas vaguadas bien cultivadas descienden suavemente hasta el río. Estas vaguadas son conocidas como la Badina. A la izquierda quedan unos cerros, en general con denso pinar y matorral, zona conocida como el Mazorral. En una curva finaliza el asfalto, pero seguimos por el amplio camino de tierra. Un entradero a la izquierda nos llevaría a la balsa de riego (cubierta) de la Mezquetilla, que está en un cerro conocido como el Alto Puerta, pero los pinos no nos dejan tener una buena visión del entorno.

Siguiendo el camino, delante y al fondo vemos unos montes con poca vegetación, degradada por el incendio de 2012; es la zona de la Degüella y Pante, término de Jérica. Justo bajo de nosotros tenemos una amplia hoya cultivada, conocida como el Hueco de Cameta. A la izquierda y a lo lejos, podemos ver los edificios blancos de la Cueva Santa y detrás el pico de Montemayor, todo ello en término de Altura.

Bajando suavemente llegamos a un collado, con un pilón blanco, que marca la linde con Jérica. Este punto, desde el cual se observa la gran revuelta que hace el río Palancia, con la población de Teresa detrás (y asomando por encima el pico de Peñaescabia), tiene varios nombres: en Viver es el Collado Royo, para los de Jérica es el Alto Porter, y para los de Teresa es el Alto de Benabal (pues ahí suben por las revueltas, para llegar a la gran zona de Benabal, donde tienen muchos campos cultivados). También vemos unas peñas características, conocidas como Peña de los Pajaritos, dentro de la cuña que mete el término de Jérica entre Teresa y Viver. El monte que vemos a la derecha, lleno de afloramientos rocosos, es conocido como el Cerro Vicente.

Desde el Collado Royo, que es una encrucijada de caminos, tomamos el principal de la izquierda, según hemos llegado, que al poco mantiene algo de asfalto viejo, pasando junto a una caseta de labradores. Caminamos entre cultivos, pero luego entramos en una zona de pinar y campos abandonados, aunque pronto nos vuelven a rodear cuidados cultivos; estamos en la partida de las Montesinas. A la izquierda y por encima hay un cerro agreste, que apenas vemos, conocido como el Rincón de Zorra.

Nos desviamos a la derecha en un ángulo de 45º, por otro camino mejor asfaltado, para llegar a una zona muy frondosa, en el barranco de Aguamala. Toda esta zona a lo largo del barranco tiene una interesante diversidad de flora, si bien está muy cerrada e impenetrable. Asimismo, a lo largo del barranco habían varios afloramientos de agua, con distintos nombres; hoy están todos perdidos, y solo afloran ocasionalmente. El más conocido es la Fuente del Oro, junto a cuyo abrevadero pasamos, en general seco, aunque el nacimiento está algo más arriba, oculto entre la vegetación. El barranco de Aguamala nace en término de Jérica, atraviesa esta parte del término de Viver, muriendo en el barranco del Baladrar, que a su vez desemboca en el río Palancia (lugares por donde más adelante pasaremos).

Pasando la Fuente del Oro, llegamos a otra zona cultivada, conocida como la Fuenvieja, y al poco accedemos a otro camino, de tierra, que marca la linde de Jérica con Viver, y que es conocido como el camino de Teresa a la Cueva Santa, y antiguo de Segorbe. Lo seguimos a la izquierda, pero pronto lo dejaremos para seguir por otro más estrecho, que atraviesa una zona de pinares y luego ya de nuevo bastantes cultivos. Estamos ahora en la partida de la Molinera o Rincón de la Molinera.

De nuevo llegaremos a un camino asfaltado, que es el camino de Benabal o de Viver a la Cueva Santa. Lo tomamos a la izquierda, y enseguida vemos otro balsón o navajo. De nuevo cruzaremos el barranco de Aguamala, que sigue bien frondoso; por aquí habían al menos dos afloramientos más de agua, hoy desaparecidos entre las zarzas.

Seguimos entre zonas de cultivos alternadas con algunos pinares; estamos propiamente en la partida de Benabal. Al llegar junto a otra caseta de labradores (la Caseta de Benabal), tenemos un cruce de caminos conocido como “de los Cuatro Caminos”. El de la izquierda nos conduce al Collado Royo, punto por donde hemos pasado antes. El de enfrente baja cómodamente por la Hoya Elvira, y la “Rocha de Benabal” que lo podemos tomar si deseamos acabar antes nuestra ruta. Este punto es conocido como Alto de Benabal por la gente de Viver, pues es donde culmina la subida de la citada “rocha”, cuando se viene desde Viver a la zona de Benabal. Nuestra propuesta, sin embargo, opta por seguir la ruta por el camino de tierra de la derecha en dirección Este, junto a la caseta, por donde indica “Jérica” la baliza del GR-231.

Bajamos suavemente por un camino de tierra, primero entre campos y luego entre pinos. A pocos minutos llegamos a otro camino más ancho, que tomaremos a la izquierda. Ahí está la Fuente de la Losa y cerca la pequeña área de recreo, en el mismo cauce del Barranco del Baladrar, que hace de linde entre Jérica y Viver. Continuamos por el amplio camino, primero de tierra y luego de asfalto, entre pinares, y paralelo al barranco del Baladrar, hasta justo donde se cruza el barranco, ya muy cerca de su desembocadura en el Río Palancia, cuyas aguas podemos escuchar. En ese punto tomamos una senda a la izquierda que bordea una caseta. Esta cómoda senda atraviesa una zona donde se ha intervenido con intensos desbroces. Atención porque hay varios desvíos y sendas; nosotros nos mantendremos en general paralelos al río, con rumbo Oeste, y hay que evitar tomar una senda muy marcada que gira a la izquierda. Así debemos llegar en unos 5 minutos por la senda a un puente pequeño sobre el Canal de las Quinchas.

Cruzamos el puentecito y seguimos el camino de tierra, que gira en una curva y ya es de asfalto. Siempre paralelos al río, entre campos cultivados, atravesamos la partida del Garrigal, hasta llegar de nuevo al Camino de Benabal, que tomamos ahora a la derecha, para llegar al Puente del Río, y a nuestro punto de inicio y final de la ruta.


Archivo GPX:  RV16 Por el sector de Benabal
https://drive.google.com/file/d/1hOQo6-sjW1ZAy6OIrH81KpGNShgGvtTR/view?usp=sharing

Publicación de la ruta en Wikiloc: https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/rv16-por-el-sector-de-benabal-74660812

 

 Vistas de la revuelta del río Palancia cerca de Teresa, desde el Collado Royo

 Caseta de Labradores de Benabal, importante referencia de la zona

 Navajo por la Mezquetilla 


Autores: Pepe Juesas y Paco Mas.
Fecha: junio de 2021.


 

No hay comentarios :

Publicar un comentario