CEAP - GESAP

PARA VER ACTIVIDADES PROGRAMADAS ENTRAR EN FACEBOOK DEL CEAP

martes, 25 de junio de 2019

RUTA DE SENDERISMO POR LAS SIERRAS DE CERDAÑA Y DE ESPINA: “MONTEAGUDO Y CUEVA CORDERINA”

RUTA DE SENDERISMO POR LAS SIERRAS DE CERDAÑA Y DE ESPINA: “MONTEAGUDO Y CUEVA CORDERINA”


DATOS:

Duración aproximada: cerca de 3 horas.
Distancia: 10 kilómetros.
Dificultad: Fácil, salvo el acceso final a Cueva Corderina, que es una senda algo abrupta, y la subida a los Castillicos, pequeño tramo sin senda aunque sin mayores problemas.
Tipo: circular.

Ruta y extensiones descritas en el texto
























REFERENCIAS GENERALES:

Inicio y final: Pueblo de Pina, plaza de las Eras Bajas.

Esta ruta es un paseo habitual para la gente del pueblo, al que nosotros le hemos añadido tres extensiones a diversos puntos con interés: la Cueva Corderina, la cabecera del Barranco de Pantorrilla y el poblado de los Castillicos. Es una ruta circular que sale del pueblo de Pina y vuelve al mismo. Las tres extensiones son de ida y vuelta, ya que debido al terreno no es aconsejable intentar enlazarlas. La parte del paseo habitual es muy llana y sencilla, y viene a costar por sí sola sobre una hora. En general caminaremos por zonas muy abiertas, pero rodeados de zonas de cerrado matorral, y con algunas repoblaciones de pino.


DESCRIPCIÓN: 

Situados en la plaza de las Eras Bajas de Pina, tomamos el camino que parte hacia el Este, indicado como subida a Santa Bárbara. En la primera bifurcación tomamos la pista de la derecha, dejando el camino que sube al pico Pina o Santa Bárbara. Atravesamos una zona con profundas cárcavas en el suelo arcilloso. Y llegamos a las Fuentes, un lugar con un pequeño afloramiento de agua, que permite disponer además de la fuente, abrevadero y lavadero, con una pequeña huerta alimentada por la balsa que acumula los excedentes.

Descartamos las sendas que suben también hacia Santa Bárbara (por donde sigue la ruta que sube a Santa Bárbara de este conjunto de propuestas), y seguimos por la cómoda pista. Volvemos a tener a nuestra izquierda unas coloridas cárcavas en los suelos de arcillas y yesos. Nuestro camino sube de modo muy suave, hasta coronar un tenue collado, que separa las aguas que bajan hacia Pina por el Rodeno, y las que bajan al otro lado, hacia Pantorrilla; todas estas aguas vierten a la cuenca del río Mijares, bien a través del Barranco de la Maimona en el primer caso, o a través del río Montán en el segundo caso.

Cárcavas propias de suelos arcillosos
Un poco antes de este suave collado tomaremos el desvío a la izquierda que nos lleva a las ruinas del Mas de Mingacho, y continuamos por la pista, entre unas laderas llenas de matorral y en lenta recuperación del incendio que llegó hasta aquí en 1994. Atención a un desvío a nuestra derecha, no señalizado, que nos llevará por una senda de reciente apertura, y algo abrupta especialmente en su parte final, a la Cueva Corderina, curiosa cavidad con dos entradas. Hoy es utilizada por las cabras como guarida, pero antaño fue utilizada por personas como refugio, y parece ser que también se extrajo algo de material ferruginoso. Tras ver la cavidad, volvemos por el mismo trazado a nuestro camino principal.

Ruinas del Mas de Mingacho
Cueva Corderina (foto del SICE)
Seguimos la pista principal que nos baja hacia el Barranco de Pantorrilla. Por aquí sigue otra de las rutas de esta propuesta, la que se dirige a la Cueva de Cerdaña, pero pasando por la zona de Pantorrilla. Nosotros solo nos adentraremos un poco en estos parajes, hasta donde nos apetezca, volviendo luego sobre nuestros pasos. Si es primavera podremos ver las genistas o retamas en flor, muy aromáticas, y que se extienden densamente por toda esa zona. También veremos a nuestra izquierda un conjunto de paredes, Peña Hundida, que llegan hasta la misma Corderina. En el el centro del barranco destaca una punta o aguja rocosa, el Picayo. Y al fondo se extiende todo el amplio barranco del Mas del Moro, al cual afluye el de Pantorrilla, y que luego se convertirá en el río Montán. A la izquierda de todo ese barranco se extienden las estribaciones de Sierra Espina.

 Rama de genista repleta de flores, muy aromáticas
Vueltos sobre nuestros pasos, debemos estar atentos a otro desvío, tampoco señalizado, que hacia el Sur nos lleva a una zona muy llana, que separa dos hoyas, y que es conocida como los Badenes. Desde este punto podremos realizar la tercera de las extensiones, que nos llevará sin senda pero por una zona sin muchos problemas a un pequeño monte situado algo a nuestro Este. Este pequeño cerro llamado de los Castillicos o de la Rochuela, contiene algunos restos de poblamientos prerromanos, sobre los cuales podremos saber más si leemos el libro recientemente publicado sobre Pina. Básicamente veremos diferentes muros de piedra, apenas vestigios, pero que nos permite forjarnos una idea de dónde y cómo se situaban estas gentes.

Monteagudo
De nuevo en los Badenes, tomaremos un estrecho camino que nos lleva hacia el Oeste, y que pasa por Monteagudo, punto donde también nace algo de agua, y que fue uno de los puntos de abastecimiento de agua para Pina. Veremos los abrevaderos o gamellones, y el navajo o balsón. Seguiremos el camino principal, que nos llevará a Pina, siempre atravesando amplias hoyas o vaguadas, cultivadas principalmente de cereal, aunque cada vez más abandonadas. A nuestra derecha queda la partida de la Lomardía, mientras luego se suceden las partidas de los Praos y del Rodeno. Llegando a Pina podemos dirigirnos hacia nuestro punto de partida, o bien seguir hasta la Cruz, sobre un pilón o “peirón”. De aquí a nuestro punto de partida, si bien antes estaría bien visitar las tranquilas calles del pueblo, y refrigerarnos (o calentarnos, según la época del año) en el pequeño bar de la plaza.


Variante: se puede enlazar la zona que baja hacia Pantorrilla por una senda perdida que sube desde la pista hacia el Corral del Collado. Solo aconsejable para quienes gusten de encontrar caminos perdidos. No está en el track adjunto, pero si indicada en el plano. Para ello seguimos bajando la pista y llegamos en una curva a un tramo hormigonado, tras el cual veremos una muy estrecha senda a nuestra derecha, que sube con fuerte pendiente para enlazar con una vieja senda, algo perdida, pero de mejor trazado. Esta senda sube por el margen izquierdo de una hoya con amplios bancales perdidos, pasando junto a los restos de una balsita (Fuente del Collado, también ya seca), y que sigue hasta el mismo Corral del Collado. Por el carril que sale junto a este Corral, (no la pista principal), podremos llegar al punto de los Badenes, desde donde podremos subir a los Castillicos, y luego ir a Monteagudo, siguiendo la ruta propuesta.


 Parece ser que el despoblamiento rural todavía no alcanza a ciertos insectos



Fecha de edición de la ruta: Junio de 2019.
Autores: Paco Mas, José Ángel Cobo (Club Excursionista del Alto Palancia, CEAP).


Enlace para descargar el track:
https://drive.google.com/file/d/1D-vkKzc97hRSJ8NvyTN-cqvkXKIr_vGZ/view?usp=sharing

 




No hay comentarios :

Publicar un comentario