CEAP - GESAP

PARA VER ACTIVIDADES PROGRAMADAS ENTRAR EN FACEBOOK DEL CEAP

viernes, 21 de junio de 2019

RUTA DE SENDERISMO POR LA SIERRA DE CERDAÑA: “PINA, PANTORRILLA, MAS DE NOGUERA, CUEVA DE CERDAÑA, PINA”

RUTA DE SENDERISMO POR LA SIERRA DE CERDAÑA: “PINA, PANTORRILLA, MAS DE NOGUERA, CUEVA DE CERDAÑA, PINA”


DATOS:

Duración aproximada: cerca de 4 horas, a lo que hay que sumar las paradas más largas en los puntos interesantes.
Distancia: 14 kilómetros.
Dificultad: media, algunas partes de la ruta por senda, en aceptable estado.
Tipo: circular.

Ruta principal y variante descritas en el texto

REFERENCIAS GENERALES:

Inicio y final: Pueblo de Pina, plaza de las Eras Bajas.

Esta ruta es una clásica bien conocida por mucha gente, pues es una circular no larga, interesante por los puntos visitados, y que se hace tanto desde Pina como desde el Mas de Noguera. Recorre parte de los llanos de Pina, para luego adentrarse en el rincón del Barranco de Pantorrilla, con su solitaria fuente, lugar que en primavera se llena de aromáticas genistas llenas de flores amarillas. Llega al emblemático lugar del Mas de Noguera, sitio pionero en tantas facetas. De ahí subiremos a la bonita y visitada Cueva de Cerdaña. Y volveremos a Pina atravesando los suaves montes de la Sierra de Cerdaña, no sin antes adentrarnos en otro de los rincones especiales de estas montañas, las Cárcamas de Cerdaña. Al ser circular puede realizarse sin problemas en sentido contrario al propuesto, si bien nosotros recomendamos en este orden.


DESCRIPCIÓN: 

Situados en el pueblo de Pina, de la calle Eras Bajas (donde hay espacio para aparcar), salimos hacia el Este, por un camino asfaltado apto para coches. Dejado un primer desvío que sube hacia el pico de Santa Bárbara, seguimos el de la derecha, que tras pasar una zona de arcillas muy acarcavada, llega al paraje de las Fuentes, con su lavadero y abrevadero, uno de los pocos espacios de Pina apto para tener huertas. Nuestro camino estaba marcado como PRV-63.4, aunque su mantenimiento como tal está ya abandonado.

Seguimos el camino principal, dejando los desvíos de sendas (otro PR) a la izquierda que se dirigen al pico de Pina o Santa Bárbara. Caminamos por zonas bastante llanas rodeados de campos de cereal, muchos ya abandonados. Se pasa otra zona de cárcavas, y un desvío a la izquierda que va al Mas de Mingacho y por ahí a la zona conocida como de la Marina. Nosotros seguimos recto, y nuestro camino comienza a bajar, encajonándose poco a poco. Estamos ya en la cuenca del barranco de Pantorrilla, afluente del barranco del Mas del Moro, que pasará luego a formar parte del llamado río Montán, afluente a su vez del Mijares en la misma población de Montanejos.

Cerca de una característica punta, conocida como el Picayo, nuestro camino deja de ser una pista para pasar a ser una senda, que irá girando hacia el Sur. Nos adentramos en un zona con mucho afloramiento de yesos, blancos y cristalinos. En esta zona se extraía material para la obtención del yeso o algez de obra, mediante la calcinación y deshidratación del material original. Pronto llegamos a las ruinas de la Masía de Pantorrilla y, en un recodo, a la fuente homónima que, aunque escasa, suele tener su hilo de agua, y que en su momento alimentaba unas huertas, hoy totalmente perdidas. Es un lugar fresco, tranquilo y agradable. A nuestra derecha tenemos los contrafuertes de la Sierra de Cerdaña.

Flor de la genista
 Seguimos nuestra senda, que viene acompañada de abundantes genistas (Genista patens), también llamadas por aquí retamas. Nuestra senda se amplía y llega al collado Piquer, encrucijada de varios caminos, entre ellos el famoso GR-7. A nuestra izquierda queda Sierra Espina y el profundo barranco del Mas del Moro. Tomamos la pista de nuestra derecha, la que baja de las dos que hay, y que por su camino principal nos lleva al Mas de Noguera. Poco antes de llegar al mismo habremos dejado a nuestra derecha la senda que sube a la cueva; tras nuestra visita al Mas, donde podremos coger agua, volvemos a este desvío de la senda.

Vueltos al punto donde arranca la senda, iniciamos la subida a la cueva, entre un pinar espeso. Atravesamos una pista, y seguimos entre los pinos, hasta que finalmente se acaben los mismos, aunque seguiremos rodeados de un espeso matorral, compuesto principalmente de aliagas y romeros. Tras unas revueltas llegaremos a la Cueva de Cerdaña, una bonita cavidad, donde lo más destacable es un gran sala principal, con sus enormes columnas y estalagmitas. Para quienes tengan más interés en la misma, recomendamos leer la entrada de este blog:
http://ceapaltopalancia.blogspot.com/2019/03/informe-de-actualizacion-del-catalogo.html

Cueva de la Cerdaña
 La Cueva ha sido referenciada y visitada desde antaño, y a día de hoy es uno de los lugares más frecuentados de la zona. Solicitamos colaborar en su conservación; lejos parecen quedar los días en que la gente arrancaba piedras para decorar sus casas. Aunque la cavidad desciende bastantes metros, sus salas interiores son en general caos de bloques sin formaciones; por tanto, para disfrutar de la misma basta con quedarse en las primeras zonas. La entrada a la misma es por una boca más pequeña situada a la izquierda, NO por la boca grande a modo de ventana a la que llegaremos primero. Posiblemente nunca sabremos con certeza quien le dio nombre, si la Cueva a la Sierra, o al revés. Hay una leyenda respecto al nombre que podremos consultar en el enlace citado más arriba.

Cárcamas de Cerdaña
Disfrutada nuestra visita a la Cueva, seguimos la senda marcada también como PR, y que manteniendo el nivel se dirige hacia el Norte. Es una senda cómoda, en muy buen estado, que va flanqueando los contrafuertes más altos de la Sierra. En un punto no señalizado (atentos a nuestro GPS), está el desvío de una tenue senda a nuestra derecha, que en breve nos llevará a otro de los espectaculares rincones de la Sierra: las Cárcamas de Cerdaña. Se trata de un conjunto de grandes fracturas, por las que podremos callejear en algunas de ellas. No obstante,  la zona tiene desfondes y caídas, y por tanto hay que extremar la precauciones; también pedimos un máximo de respeto para estos rincones (y para toda la naturaleza). En una de las fracturas hay varios acebos, uno muy grande, testigos de épocas de más frío, y que hoy sobreviven en la fresca umbría. Para quienes deseen más información de este punto, recomendamos la lectura del enlace indicado anteriormente, un informe sobre las cavidades de todos estos montes.

Pozo de Cerdaña
Vueltos a la senda, proseguimos nuestro camino, que nos lleva al Pozo de Cerdaña, un aljibe bien cuidado, y uno de los pocos puntos que hay por la Sierra para beber agua, y en consecuencia convertido en todo un elemento de referencia. Por un carril accedemos a la ancha pista construida para el parque eólico, por el cual nos moveremos en el siguiente tramo, soportando el impacto y molestias de los aerogeneradores, la parte negativa de estos beneficiosos productores de electricidad. En breve hemos llegado a un collado, los Bataneros, divisoria de aguas entre las cuencas del Mijares (al norte) y el Palancia (al sur). Hay unos corrales en ruinas, y algún cartel del parque eólico. Ahora tenemos dos opciones. La primera y más habitual es bajar la pista principal hacia el Norte, que pasa cerca de las ruinas del Corral del Collado, luego gira hacia el Oeste y pasa cerca de las ruinas de la Masía de las Monjas, con su denso rebollar (robles) a nuestra izquierda. Podremos adivinar un caño junto a la pista, de la ya seca Fuente de la Cerrada. Siguiendo el camino principal llegaremos a Pina, junto a la Fuente Vieja (con su curioso abrevadero y también su lavadero), no sin antes haber pasado junto a la Ermita de la Virgen de Gracia (a nuestra derecha).

Ermita de la Virgen de Gracia
La variante que proponemos es algo más corta y directa, pero sobre todo nos parece más interesante. Desde los Bataneros tomamos la pista de la izquierda, que remonta un poco, hasta llegar a un molino que tiene en su base un navajo o balsa para beber los animales. Bajamos al mismo y buscamos el rastro de una antigua senda, que descendiendo suavemente nos lleva al Pozo de Montanero, otro punto de agua, importante también, pero menos conocido. Desde aquí seguimos el carril que llega por el lado contrario, que por las lomas de Montanero nos llevará sin pérdida hacia Pina. Toda esta última zona de camino será por una amplia vaguada llamada la Hoya de las Viñas. Enlazamos con el camino principal cerca de la Ermita, y al poco estamos ya en la Fuente Vieja, desde donde vamos a nuestro punto de partida, no sin antes callejear un poco por el pueblo e hidratarnos adecuadamente en el bar de la población.

Fuente Vieja

Fecha de edición de la ruta: Junio de 2019.
Autores: Paco Mas y José Ángel Cobo (Club Excursionista del Alto Palancia, CEAP).

Enlace para descargar el track:
https://drive.google.com/file/d/1xDDrASsd4YrxNpeFHquwxeExYF9q4Bzi/view?usp=sharing







No hay comentarios :

Publicar un comentario